Reputación online

reputacion online

¿Te gustaría saber lo que se dice de ti o de tu empresa en Internet? La reputación online es la imagen que se tiene de la profesionalidad, capacidades y trayectoria de una persona o de una empresa en la red, la cuál, es muy difícil de borrar, ya que el control de dicha reputación no lo lleva el sujeto o la organización sino el resto de personas que aportan sus opiniones.

Es algo habitual escribir comentarios negativos, a través de foros, redes sociales o blogs, para desprestigiar una persona o empresa y mas cuando existe la competitividad. Los malos comentarios y opiniones circulan muy rápido por la red.

Hoy en día, cualquier usuario que va a adquirir un producto, antes mira en internet las opiniones de los usuarios y si encuentra algún indicio negativo, se echa hacia atrás afectando así a las ventas de esa empresa, por eso, es vital eliminar los datos negativos de internet para proteger su reputacion. Uno mismo puede modelar la información que circula en la red para crearse buena fama.

La reputación online está ligada de forma directa a Google. Para eso hay que intentar no figurar entre los 10 primeros resultados de los buscadores, e intentar crear muchos contenidos positivos para así desplazar o eliminar a los negativos, los cuales, tenemos que averiguar si están bajo nuestro control como puede ser el caso de elementos gráficos como imágenes o videos subidos a alguno de nuestros perfiles en redes sociales, con lo cual, podremos eliminar dicho contenido o sobre control de un tercero, que su eliminación es más complicada pero no imposible.

Es importante borrar datos de internet que nos estén perjudicando y para ello, existen profesionales que nos pueden ayudar a que nuestra empresa o nosotros mismos no suframos ataques en la red en ningún momento, incluso, informarnos de lo que dice nuestra competencia para tener una mayor ventaja sobre ella.

Por tanto, la reputación online puede también afectar al posicionamiento web tanto nacional (SEO nacional) como internacional (SEO internacional). Para tener una buena reputación hay que ser buena persona, o en el caso de las empresas, trabajar con una buena calidad de producto y atención al cliente, aunque suponga inmensos costes en campañas de publicidad y de comunicación en medios de todo tipo.

Internet y las nuevas plataformas de participación social han dado nuevas herramientas para comunicar, opinar e informar, de modo que mejoremos nuestra imagen profesional, es el caso, de los blogs personales. Se tarda tiempo en construir una buena reputación y en unos pocos días, a través de Internet se puede perder.